Poses para Fotos en la Cama

Tomarse fotos en distintos lugares hace que nuestro portafolios sea más variado. Por lo mismo, es importante contar con algunas imágenes en sitios que, de primera instancia, no pensamos usar como fondo. Es ahí donde entran las fotografías en la cama, y hoy les traigo algunas poses que pueden usar para variar sus fotos en este sitio. Además, tengan en cuenta que las poses aprovechan muy bien este espacio, así que procuren lucir lo más naturales posibles, para que las imágenes salgan con ese toque de espontaneidad.

Vamos a ver las poses para Fotos en la Cama

Poses para Fotos en la Cama
Poses para Fotos en la Cama

Sonrisa frente a la cámara

Para la primera pose, van a vestir un suéter largo o una camisa que les quede por debajo de los muslos. Procuren peinarse lo mínimo y arreglarse muy poco, ya que lo que importa es que se vean recién levantadas, pero sin lucir descuidadas. También pueden optar por colocarse unos calcetines mullidos, para dar ese toque de comodidad.

Ya listas, van a acomodar el celular o la cámara sobre un trípode y van a programar el temporizador. Luego subirán a la cama y, con el cuerpo de frente a la lente, van a flexionar ligeramente las piernas mientras apoyan ambos brazos sobre sus extremidades inferiores. Inclinen la cabeza solo un poco y, mirando a la cámara, muestren una media sonrisa.

Esta pose es perfecta para aquellas chicas que desean verse tiernas.

Entre las sábanas

Para esta pose, van a colocarse un top o un brasier sin tiras en los hombros. ¿Por qué? Por qué buscamos dar una impresión más descarada en esta pose. Pueden colocarse un pantalón de pijama o algo cómodo en la parte inferior, ya que no va a salir en la cámara. Igual, les recomiendo que vayan con el pelo suelto y un maquillaje sumamente natural.

Cuando terminen de arreglarse, van a colocar el celular o la cámara en un trípode o pueden pedirle a alguien que les tome la foto. Se van a recostar en la cama boca abajo, y, usando solo una sábana (de preferencia blanca), van a envolverse en ella dejando libres los hombros y su rostro. Van a cruzarse de brazos y acomodan su cabeza sobre sus manos. Para finalizar, ladean la cabeza y miren a la cámara con una media sonrisa.

Frente a la ventana

Para la pose final, van a colocarse un suéter o camisa larga en color negro. No necesitan maquillarse, pero les recomiendo que se hagan un rodete alto o una coleta.

Van a aprovechar esa ventana o ventanal junto a su cama y se van a sentar sobre las sábanas medio deshechas (de preferencia, blancas), frente a la ventana. denle la espalda a la cámara porque queremos brindarle un aire divertido a la foto. Alcen los brazos como si se estuvieran estirando y, aprovechando la sombra que seguro harán con sus manos y gracias a la prenda oscura, pídanle a alguien que les tome la foto.

Ya lo verán, ese contraste de claro y oscuro le dará un toque elegante a la foto, sin perder ese fondo juvenil y fresco.

Otras entradas relacionadas