Cómo Fotografiar Humo

Si quieres aprender cómo fotografiar humo, tienes que saber que es una tarea que requiere de paciencia y preparar las herramientas adecuadas. Pero con esta pequeña guía práctica conseguirás tomar fotos de humo con la mayor perfección.

Cómo fotografiar humo
Cómo fotografiar humo

Aprende cómo fotografiar humo en 5 pasos

Si quieres capturar las mejores imágenes con humo, aquí veremos cómo fotografiar humo en 5 pasos con esta práctica y sencilla guía de fotografía.

1. Equipo y preparación

Para tomar fotos de humo necesitarás contar con una cámara con batería cargada y buena memoria. También deberías preparar una fuente de luz como un flash externo o una lámpara de escritorio direccional, junto a un disparador remoto.

Si deseas mayor perfección, entonces deberás conseguir una cartulina blanca o un reflector del mismo color para colocarlo junto a la lámpara, así como una cartulina negra para utilizarla de fondo no reflectante.

2. Trípode para estabilidad

Usar un trípode ayuda a mantener la estabilidad al tomar las fotos. Pero si no cuentas con uno puedes probar posicionando la cámara cobre una superficie plana.

3. Localización sin corrientes de aire

El aire suele ser un enemigo al tomar esta clase de fotografías porque hace que el humo se disperse. Por ello, lo más recomendable es encontrar un espacio con poca brisa.

4. Ajusta la cámara

El truco para congelar el momento del humo en una foto es configurar el diafragma a f8, mientras que la velocidad de obturación debería estar en 1/250.

Aunque esto dependerá de la configuración de la cámara, por lo que deberás probar con algunas fotos y diversos ajustes para encontrar qué configuración se adapta mejor a la imagen que deseas tomar.

5. Utiliza tu creatividad

Puedes recrear tus escenarios para fotografiar humos con incienso. Solo debes recrear el espacio apagando las luces y ajustando la posición de las luces de forma más cercana o lejana, hasta que el fondo oscuro sea nítido y se vea el humo blanco.

Para mover el humo usa un trozo de papel o mueve en círculos la varita de incienso. De esta manera podrás crear patrones de humo que podrás capturar con ayuda de un disparador remoto.

Como hemos visto, no hay grandes trucos a la hora de aprender cómo fotografiar humo, la clave está en que seas paciente y tomes varias fotos para que puedas escoger las mejores para luego editarlas en el ordenador.