Cómo Fotografiar Muebles

Fotografiar un mueble no es tan inmediato como parece. Se debe tomar tiempo para cuidar cada detalle y que esos mismos detalles marquen la diferencia y te luzcas con fotos únicas.

Estos consejos que te vamos a dar a continuación te ayudarán a tener un mejor enfoque y acondicionar el espacio para que el mueble sea el principal objetivo.

Cómo Fotografiar Muebles
Cómo Fotografiar Muebles

¿Cómo fotografiar un mueble?

Programa la toma

El primer paso es decidir cuál es el efecto final o lo que deseas proyectar. Si quieres una foto comercial para un catálogo o una revistas tienes que ser tan cuidadoso cómo si fuese una foto para la venta.

Es imprescindible acondicionar un pequeño set con fondo blanco, en caso contrario hay que potenciar la pieza contextualizando su entorno.

La luz adecuada para fotografiar un mueble

La elección del efecto final dicta cómo afrontar el problema técnico-expresivo más importante: la luz. Existen dos alternativas: luz natural o ambiente en el lugar, o luz artificial en el estudio. Como no todo el mundo tiene a su disposición un estudio y luces artificiales,

Cuando fotografías en exteriores, la luz más hermosa que puedes tener es la indirecta del sol, que se filtra a través de una ventana. La luz directa podría «golpear» el objeto con demasiada fuerza, para correr a cubrir solo una cortina de luz o de color neutro para que no se creen dominantes de color.

Se trata de simplificar todo adoptando solo luz natural, una pequeña variante sin demasiadas complicaciones podría ser utilizar una pequeña superficie reflectante, para crear reflejos muy pequeños en áreas brillantes o metalizadas para enriquecer el efecto final.

Evita la oscuridad y el temblor durante la toma

Si la oscuridad y el desenfoque te preocupa, la solución para ambos debe buscarse en el mejor amigo de todo fotógrafo: un buen trípode.

En el caso de la oscuridad, si estás dando tus primeros pasos en el mundo de la fotografía y aún no estás familiarizado con la iluminación, es mejor no intervenir con luces artificiales, con el réflex en el trípode y la velocidad de obturación a lo largo del la luz siempre será suficiente.

La caída de la nitidez debido al desenfoque se puede evitar fácilmente con el uso de un control remoto o un disparador automático.