Cómo Fotografiar Nudibranquios

¿Cómo fotografiar nudibranquios? Un reto para los fotógrafos amantes de la naturaleza. Estos pequeños animales acuáticos llenos de color han despertado la atención de muchos buceadores alrededor del mundo, quienes hacen los imposibles para captar momentos únicos.

A simple vista, dan la impresión de que danzaran en el mar, pero hacer un disparo para poder verlos en su máximo esplendor, es algo un poco más complicado. Prepárate para aprender como fotografiarlos y anexarlos a tu portafolio personal.

Cómo Fotografiar Nudibranquios
Cómo Fotografiar Nudibranquios

¿Cómo fotografiar nudibranquios?

Para comenzar requieres una cámara fotográfica “sumergible”, te sugerimos la Olympus TG-6. Esta cámara es perfecta porque cuenta con una carcasa que te permite baja a profundidades ± de 45 metros y seguir operando con la misma eficiencia.

Además, debes adquirir una lente húmeda marco para réflex. Obvio, tienes que probar antes de sumergirte si se adapta al diámetro de tu lente. Una vez tengas estos dos equipos, considera:

  • Luz de enfoque: procura activar la opción de luz de enfoque. Considera que la luz natural, no será tu mejor aliado. Por tanto, no descuides los balances de blancos manipulados de manera manual.
  • Activa el flash, aunque te hará perder unos segundos en medio de la toma debido al ángulo de incidencia
  • En caso, de no tener flash, debes utilizar un foco de vídeo dado que cuenta con la misma potencia lumínica que el flash.
  • Composición y encuadre: Lo bueno que tiene trabajar con estos animales es que son muy lentos y podrás tomarte tu tiempo para retratarlos como se merecen. Intenta poner la cámara a su altura, haciendo un contrapicado, de esta forma magnificarás su apariencia. Para que resalten en el encuadre, prueba de aislarlos del paisaje. Contra menos presente estén las rocas, corales, etc. del fondo, más destacaran y quedaran tus fotos o vídeos. Intenta variar los ángulos de disparo hasta conseguir un fondo más “limpio”.
  • Céntralos en el encuadre, usar la regla de los tercios o la ley de la mirada, suele dar buenos resultados.

Considera activar la función de ráfagas para poder tener bastante material que elegir. Esta misma técnica la puedes emplear con otros animales acuáticos que requieran sumergirse del 15 a 45 metros para su visualización.