Cómo hacer Sesión de Fotos en Casa para Bebés

¿Llegará un nuevo integrante a tu hogar? No importa cuál sea tu situación, lo importante es querer aprender cómo hacer sesión de fotos en casa para bebés y dejar asentado en imágenes esos hermosos primeros días de vida.

Ahora bien, en los primeros días de nacido de un bebé, la mayoría de las madres y padres desean realizar una sesión de fotos en su casa. ¡Y como no!, si eso es algo sumamente maravilloso, fundamental y tierno que se debe inmortalizar y más aún cuando están tan pequeños. Es bueno señalar que, dichas sesiones de fotografías se tienen que efectuar antes de que cumpla el primer mes de vida.

Cómo hacer Sesión de Fotos en Casa para Bebés
Cómo hacer Sesión de Fotos en Casa para Bebés

¿Cómo realizar una sesión de fotos para bebés en casa?

Seguidamente, te presentamos algunas estrategias para obtener las mejores fotos de bebés.

Trata de que el bebé se sienta tranquilo

Lo principal es que el bebé ya haya comido y esté cambiado, es decir, que para que el bebé esté calmado, es indispensable que ya haya cubierto sus necesidades básicas. Asimismo, para que se sienta a gusto y más que nada si está desnudito, es necesario que el lugar tenga una temperatura cálida.

Usa un buen lente

En las sesiones de fotos de bebés, generalmente se acostumbra a jugar con las profundidades de campo disminuidas, dándole así a las fotos un toque nítido de apariencia dulce. Por lo tanto, un lente luminoso te puede servir de gran ayuda. Por otra parte, con los ópticos más largos puedes alejarte un poco del bebé, lo que es ideal para no molestarlo en caso de que se ponga nervioso.

En sí, lo más importante es ir jugando con el teleobjetivo, repetir la foto desde diferentes puntos y almacenar las mejores.

Debes estar presto en todo momento

No es raro de que los bebés cambien su humor de forma imprevista, es decir, pueden estarse riendo y de pronto ponerse a llorar o viceversa. Así como también, puede que estén dormidos y súbitamente se despierten obsequiándonos una hermosa sonrisa. Por eso es muy importante estar listos para que cada momento sea exclusivo y perdurable.

Lo más adecuado es realizar muchas tomas, inclusive en modo de ráfaga, para poder captar momentos asombrosos, dado que sus expresiones pueden cambiar en fracciones de segundo.

Captar los detalles

No solo puedes fotografiar el cuello, la cara y los ojos del bebé, ya que existen otros hermosos detalles como una manita, una oreja, los piececitos, su sonrisita e inclusive su nariz. Trata de que no se te escape nada, porque cada detalle es exclusivo para recordar. Además, es muy importante cambiar la perspectiva de las fotos e ir jugando con distintos ángulos. De hecho, puedes colocar la cámara al nivel de los ojos o tomar un plano cenital, enfocando desde arriba.

Usa atrezzos

Estos son detalles como gorritos, mantitas, peluches, que te ayudarán a ambientar, a crear un contexto y a acomodar al bebé, dando como resultado hermosas fotos.

Si consideras esos aspectos, estamos seguros, que tendrás hermosos recuerdos de tu bebé. Es una oportunidad que no debes asar por alto.